Una respuesta que no cabe en un post de Facebook…

24 02 2013

[Continúo aquí con lo expuesto por el momento]

¡Mira que he dicho que nada de marujeos bastardos sobre Hegel! Como este post pretende aclarar el sentido de ciertas cosas, voy a empezar definiéndome en esta elección terminológica castiza para evitar malentendidos. Lo llamo ‘marujeo’ porque en realidad no estás hablando ni criticando nada de lo que Hegel haya dicho o haya escrito, sino que hablas de lo que yo digo sobre Hegel –o Popper dice sobre Hegel– y puedes haber entendido. Esto es hablar por hablar y de ahí mi empleo del término ‘marujeo’. En segundo lugar, es ‘bastardo’ porque es de segunda mano, cosa ya inmediatamente indicada aquí ya. Pero, además, porque parece tenerte contento y te hace que te quedes en una certeza –dado lo categórico de las respuestas con lo del ‘universo paralelo’ y la ‘catadura’– sin plantearte siquiera si criticas a Hegel, a Hegel en boca de Popper, o a mí tratando de explicar a Hegel en un mensaje de Facebook. El bastardo es el niño mantenido a falta de uno legítimo. Para el que no lo advierte, le puede pasar por hijo propio…pero la gente murmura…

Yo si me pongo a hablar de Economía seguro que marujeo bastardamente. Además bastante más que Popper hablando de Hegel. Por eso lo evito en todo lo posible (hablar de Economía, no de Popper).

Ahora iré en mi exposición por partes.

Como ves, he introducido una pequeña convención, de nuevo. La cosa va de aclarar convenciones y terminologías. La convención que he introducido es la de las comillas simples. Y digo que la he introducido de nuevo porque en el mensaje original que comentas ya estaba. Cierto es que revisándolo he descubierto que debía haberla empleado más para evitar lo que entiendo es un equívoco en tu lectura. Dicha convención la empleo como un sentido indirecto o un sentido específico distinto al usual. Una cierta entonación. Viene muy bien para diferenciar el lenguaje común de cualquier otro propio de gremio.

Vaya por delante esta explicación ‘metalingüística’ sobre la manera de entender MI texto: Si te has fijado, el uso de términos como ‘estar en la dirección de la coherencia’, ‘ser auténtico’, o ‘tener deseo de verdad’, que tú mismo señalas, y, de otros que entrecomillo ahora como ‘verdad’, ‘contradicción’, ‘abstracto’ e, incluso ‘real’ e ‘ideal’, pretendían ser usos técnicos hegelianos de ese significante. Es decir, que su significado tiene un contexto dentro de la filosofía de Hegel muy concreto y pueden no funcionar en otros o no tener ningún sentido. Que sea concreto no lo convierte en un lenguaje idiota propio del ‘universo paralelo’ de Hegel. Significa que hay cierta interpretación racional bajo ciertos supuestos racionales, de lo que Hegel entiende por dichos
términos y conceptos. Repito: Racional. Con sentido. De Hegel se puede decir que es complicado, pero ni siquiera mi querido Schopenhauer se creía a sí mismo cuando decía que lo que escribía el de Stuttgart eran unos galimatías sin importancia alguna. Por si lo piensas,  esto
que aquí introduzco no es ninguna re-definición retórica que te planteo ad hoc –para que no recaigas en Popper, que te conozco– pues lo sería de haber estado hablando en primer lugar de lo que Hegel entiende por los términos citados. Y no hemos hablado, luego no hay definición en primer término. O, lo que es lo mismo, que todavía no hemos empezado a hablar de Hegel en absoluto.

Tú has dado por hecho que Hegel emplea estos términos según la regla del lenguaje cotidiano. Te cito en ese sentido: “Todos sabemos que…”, “A estas alturas creo que todos distinguimos en la práctica…”, “A estas alturas de la película […] todos tenemos claro que…”, “No debemos olvidar que […] como lo hacen miles de millones de personas en todo el mundo…”.¿No es esto una falacia ‘ad populum’?¿Una basada en el aparente sano entendimiento común y la mayoría? O sea que, el argumento válido ¿Depende de un consenso? No. Depende del consenso entre individuos razonables. Lo determinante en esta frase es ‘razonable’. Dejando esto de lado por general, hablemos del caso particular de esa falacia, que es más descriptivo: No, ‘todos no sabemos que…’. Porque aquí, el qué del que hablamos es lo que Hegel entiende por determinados conceptos, y de eso sólo podrá discutir el que se meta a hablar de Hegel. Si se junta una mayoría a hablar de Hegel que lo ha leído, pues igual estamos en una cosa llamada ‘congreso’ y todo. Que lo haya leído o haya leído de él. Ojo, no me meto en florituras filológicas. Pero es que yo no veo que tú discutas ningún concepto hegeliano. Veo que discutes lo que el sentido común te dice que significan determinados conceptos. Yo sobre eso nada tengo que decir en ese post, incluso aunque pueda estar en parte de acuerdo con algunas de las cosas que dices como verás. Pero, sin duda me sorprende más que a estas alturas de la película, de entre varios esfuerzos hermenéuticos, pienses que para entender a Hegel hay que someter sus términos a lo que quiere decir cualquiera en la calle al usarlos. Aunque claro, igual en el supermercado venden Jamón Hegelianamente Ibérico. O en el barrio de Lucero todos son un  poco hegelianos (‘¡Tío, eres auténtico [hegeliano style]!) o, también y a la inversa, que no existen hegelianos en absoluto porque no se pueden usar esos términos sino en el sentido llano. Si sí que se puede hacer usos específicos de los términos ‘verdad’ o ‘auténtico’, entonces me permites que me ponga en  ‘modo Hegel’ y hablemos. Aclaro luego al hilo de tus afirmaciones lo que Hegel entiende en cada caso.

Sostienes según leo en el primer post que, “estar en la dirección de la coherencia no es necesariamente […] ni ser auténtico, ni tener deseo de verdad, ni permanecer abierto a contradicciones”. Esto último, además, queda subrayado con un “obviamente”. Esto es, te parece algo hasta trivial. Es algo que “todos sabemos”. No lo tengo tan claro. Y tú tampoco pareces tenerlo como verás a continuación. El “no necesariamente” lo entiendo como una negación de la identidad que yo propongo al presentar a Hegel. El resto del post me hace interpretarte así. Así, ser auténtico no siempre es estar en la dirección de la coherencia, Tener deseo de verdad no siempre es estar en la dirección de la coherencia, y, obviamente, permanecer abierto a contradicciones no siempre es estar en la dirección de la coherencia. Éstas desglosadas  son tus tres primeras afirmaciones.

Aprovecho el razonamiento de tu segundo post para mostrarte que es contradictoria tu explicación con tus afirmaciones, y que, en buena lógica –natural, no hegeliana si prefieres– la propuesta de Hegel puesta en esa formulación mía que es una identidad necesaria tiene todo su sentido.

-“A estas alturas de la película [en los Roxy] […] todos tenemos claro que el más coherente es el fanático”. Efectivamente. Eso comento en mi primer post: “Cuidado. El prejuicioso es también muy coherente!! Pero in extenso se vuelve totalitario por refractario [, impermeable a cualquier otro juicio]”. Sí, busca la certeza, que Hegel mismo podría definir como “verdad subjetiva”. Igual que tú. Volveré a lo que Hegel entiende por “verdad” al final y encajará todo. Por ahora, una “verdad subjetiva” encaja perfectamente, creo yo, con la descripción que haces de un fanático. Eso sí, eso de que “la coherencia no busca la verdad, sino la certeza” es más que especioso. La coherencia no busca nada. Es el individuo el que busca la coherencia y/o la verdad y/o la certeza. O, si se prefiere ahora desde el punto de vista del objeto, los sistemas de creencias tienen la propiedad lógica de ser coherentes y de ayudar a la certeza. La certeza desde el punto de vista de la epistemología corresponde al primero de los tres elementos necesarios de una definición de conocimiento, corresponde a la ‘creencia’, que puede estar justificada y ser verdadera (el segundo y tercer elemento de una definición de conocimiento) pero “no necesariamente”. Así, comprendo que quieres decir más bien que “el fanático busca la certeza y no la verdad y que es coherente”. Y aún así tampoco me cuadra. El fanático no busca nada. Se siente cierto y es coherente. Actualmente. No es fanático por andar a la búsqueda de tener certezas, sino que lo es porque ya las tiene y no está dispuesto a negociar con ellas. A lo sumo, es fanático porque tiene una certeza, que es el buscar sin buscar, casos que le confirmen en la misma. Y, una vez es fanático, la cualidad de sus creencias es la de ser coherentes, pero como puede ser coherente lo que no cambia ni cede. Monolíticamente. Si estás de acuerdo con esto, tu primera explicación la comparto desde mi primer post.

-“Todos tenemos claro […] que ir camino de la coherencia es lo mismo que intentar ajustarse cada vez más a esas certezas y escuchar de los demás nuevas ideas sobre cómo seguir dando pasos”. Estoy de acuerdo con esto una vez lo ajustemos al resto de tu discurso: No, no puede ser “ajustarse cada vez más a esas certezas”. El fanático “se ajusta de modo absoluto”. Ha conseguido estar “cada vez más cierto”. Tanto que tiene certeza completa. Creo que quieres decir más bien que ir camino de la coherencia –como algo positivo en contraposición a la coherencia por la coherencia del fanático– es “ajustar más esas certezas”. No el reflexivo “ajustar-se”, que implica un sujeto sobre el que gira el acto, sino ofrecer las propias certezas como susceptibles de corrección. Es el objeto el que se ajusta. No es cosa de confirmación, es de corrección. El “no necesariamente” como un “sí en cuanto posibilidad”. El fanático busca la confirmación y la encuentra, desde luego. Pero porque no se abre a nada. Éste es mi pequeño tributo a Popper y la falsación. El problema con esto es que se contradice con una de tus primeras aseveraciones, porque si “ir camino de la coherencia es lo mismo que intentar ajustarse  cada vez más a esas certezas”, entonces es lo mismo que “permanecer abierto a contradicciones”, y tu “obviamente”  de antes ya no es tan obvio. “Estar en la dirección de la coherencia [es][…] necesariamente [, es lo mismo que][…] permanecer abierto a contradicciones”.

Lo de “nada de caminar hacia la verdad con una sed sincera” hace que me pregunte por si suscribirías su inversa aplicada a tu comparación meliorativa: ¿Se puede buscar confirmación sin sed sincera de confirmar? Porque, dejando para la sobremesa los brindis y lo de la sed y el hambre, que es muy lírico –parece mentira que ahora seas tú el lírico– desde luego que el que no busca confirmación, o no la encontrará o no la aceptará, y el que no busca la verdad sufrirá de los mismos ruidos estomacales. Por cierto que aquí se le ve la patita a la influencia de tu Popper bien clara. Sólo que Popper no estaría de acuerdo contigo. ¡Vaya por Dios! Por lo poco que sé de Filosofía de la Ciencia, en “La lógica de la investigación científica”, si no recuerdo mal, Popper coloca precisamente entre los deberes deontológicos del científico, el que es un buscador de verdad, su deseo de poner a prueba sus teorías frente a su posible fracaso experimental. Este deseo no está dentro del contenido proposicional de la teoría. Es externo a la misma. Es decir, que el científico coloca a su retoño, bastardo o no, sometido a las inclemencias del monte Taigeto, y la teoría que sobrevive, podrá vivir entre la sociedad de los pares de momento. Hay que dejarla a la intemperie siempre que haya ocasiçon. Aquél que emboza a su churumbel y lo protege de la prueba, ese ha de ser expulsado del gremio, porque no es un científico aunque se pueda decir de él que ama sobremanera a su hijito o hijita. En resumen, la inclinación no es científica. Es deóntica. Tema de moral y jurídico. Y Popper sin embargo la ve dentro del marco amplio de lo que un científico debe hacer. Porque el científico es científico y persona, y entonces actúa, y la teoría en sí no hace nada.

-“Finalmente”, leo algo tal que así: “Se puede ser coherente y no auténtico con uno mismo”. ¿Cómo? Según tú plegándose a los deseos, aspiraciones y expectativas de los demás para sentirse uno aceptado. Obviando que todavía, aunque estemos ya en el “finalmente”, no has explicitado qué es para ti “ser auténtico”, sino que lo entenderé entre líneas –y tampoco qué es “verdad”, esto es, dos de las tres cosas en disputa–, la situación que relatas es poco menos que absurda. ¿Es menos auténtico aquél que entre sus deseos y aspiraciones tiene uno que es ‘ser aceptado por los demás’? No lo creo. Diríamos más bien que su plan de vida, su autenticidad, esa especie de equilibrio que vuelve sobre sí mismo, consiste en ser aprobado por sus compañeros o por la sociedad. Eso es otro deseo más, otra expectativa, otra aspiración. Si no, ¿A qué “Operación Triunfo”? De modo que, sólo se puede ser auténtico en tanto coherente. Es exactamente lo mismo. Es trivial. El fanático, es auténtico y coherente. Otra cosa es que por ‘auténtico’ entendamos además una cierta valoración positiva del término a mejor. No, no. ‘Auténtico’, ‘coherente’, son términos relativos. Vacíos y dependientes de posición. Son predicados formales. En la última parte vuelvo sobre esto al cerrar con Hegel. Por ahora, lo que se valora con ‘auténtico’ y ‘coherente’ no es el contenido que es ordenado como ‘auténtico’ o ‘coherente’ sino que no se contradiga relacionalmente. Se puede decir: “Esto es una auténtica [relación] mierda [valor]”.

¿Y qué diría Hegel ‘auténticamente’? Traté de ponerlo lo mejor posible, o de sugerirlo en el primer post. Fracasé posiblemente , e igual vuelvo a fracasar. Vaya por delante que, para Hegel, “estar en la dirección de la coherencia ES necesariamente ser auténtico, tener deseo de verdad, o permanecer abierto a contradicciones”. Lo contrario a “ser auténtico” es “ser falso”. Aquí, “es necesariamente” significa “identidad conceptual”. Equivalencia. ¿Y cómo pueden ser equivalentes estas cosas? Sencillo. Pueden ser equivalentes cuando el criterio de interpretación es el método hegeliano, su uso de lo que él llama ‘dialéctica’. Puede gustar más o menos, pero es atractivo. Ha atraído a muchos después de a Hegel, y a muchos antes que a él. La dialéctica hegeliana establece que la “verdad” es un concepto relacional, relativo como relación, no ‘relativo’ como jerarquía dentro de un sistema. Es decir, que una cosa es “verdadera” cuando no omite –o trata de conseguir no omitir– sus relaciones con cosas afines o familiares a su concepto. Así, el que busca la “verdad” de un crimen, por ejemplo, buscará todas las circunstancias que completen la imagen del mismo, su desarrollo, todos sus elementos, y cómo están interconectados. El que busca esto, nunca ceja porque los elementos son virtualmente infinitos. Es por ello una tendencia, que no se acaba, pero que apunta y conquista ciertas verdades relativas (ahora sí como posiciones menores dentro de una jerarquía dominada por la verdad absoluta nunca alcanzable). La críptica frase de Hegel de “la verdad está en el todo” sirve relacionalmente tanto para la “verdad absoluta”, que es un ideal, pero que incluiría todas las posibilidades de algo respecto del universo entero del discurso, como para la “verdad relativa”, por ejemplo, qué es un caballo. Bueno, pues hay cierta verdad que es ser un caballo, y que se logrará obteniendo todas las posibles relaciones de la cosa que sustenta el concepto. De hecho, decimos “con verdad”, efectivamente, qué es un caballo al señalarlo o identificarlo. Si yo señalo sin embargo a una mula y digo: “Mira qué caballo”, emito una proposición falsa, “no verdadera”, porque la mula no ostenta el mismo haz de relaciones que el caballo. Es la tendencia, la dirección, el camino, la inclinación, la búsqueda sin fin, el deseo, lo que permanece constante. Las relaciones. Y, por permanecer constante quiero decir que mantiene relacionalmente la coherencia estructural. Casi homeostáticamente. De momento…A eso me refiero por apertura: Hay un impulso coherente primero del individuo -en mi ejemplo es un individuo- que desea, un sistema de fines ordenado, racional en definitiva. Y la posibilidad de abrirse a que le lleven la contraria o a que descubra nuevos fines. Apertura es posibilidad de novedad. Esa ordenación tiene una imagen y configuración de conjunto primera, de suerte que al enfrentarse a otros elementos, éstos encajarán o no con dicho esquema. Si deseo cenar tortellini, es posible que descubrir pizza en mi frigorífico no satisfaga mi deseo, pero puedo también asumir que mi deseo tiene la forma de un ‘cenar pasta’ que asume la pizza como posibilidad. Hegel dice que, de entrada, en ese encuentro, siempre hay un momento al menos de ‘contradicción’ pues ‘otra cosa’ se nos enfrenta (eso signicia ob-iectum tácitamente), y luego podemos asimilarla (‘reconciliación’, ‘reconocimiento’, ‘asimilación’, ‘síntesis’ como propia) o rechazarla (‘alienación’, ‘extrañamiento’, ‘positividad’ en tanto lo exterior refractario, ‘escisión’ trágica). Es la tendencia lo que permite juzgar estas relaciones. El criterio. Y un criterio siempre es racional, abierto a discusión incluso en tanto prejuicio. De hecho, la tendencia permanece constante como he dicho antes por razones de su relatividad: siempre se es auténtico al final por coherente. Si acepto el nuevo objeto de saber o creencia, lo asimilo y recupero la coherencia. Si no lo acepto, sigo dentro de mi coherencia previa. Eso es ser auténtico. Sí, antes de que me lo indiques: Uno también puede necesitar aclararse algunos de los propios fines, pero entonces siente la necesidad de la coherencia y se mueve hacia la recuperación de un estado perdido. Pero el sentido es de menos a más: No se puede ser completamente incoherente y racional a la vez. Y, una vez se es algo coherente, se tiene una dirección, una lógica y una racionalidad. Hegel dice, por ejemplo, que sólo los individuos racionales pueden padecer de locura. Justo. Porque ‘pueden ser coherentes’, pueden no serlo. Y sólo podemos comprender a un demente porque tiene ‘visos de razón’.

Por último, mi referencia dialéctica a el ‘todo’ y la ‘parte’ es una que aparece justo en la primera línea de mi primer post. Aparece junto con ‘abstracto’. Los tres términos son hegelianamente entendidos: Consistencia (coherencia) y completud (o completitud) son las dos características lógicas que se exigen formalmente a un sistema de premisas. Esto es lógica básica. No material hegeliano. Implicación entre los términos, y exhaustividad de todos los elementos del sistema. El sistema no tiene por qué ser absoluto. Estos términos son perfectamente aplicables a lo que entiende Hegel por “verdad” si te fijas. Los adapta. Un individuo como Bardem es “abstracto” cuando se lo saca de su contexto. Se dice que se lo abstrae. Es decir, se lo aparta (ab-) hacia otro sitio que no es el suyo propio…y entonces se le priva evidentemente de sus relaciones. Como un árbol al que se le saca de su alcorque y se le deja con las raíces al aire. Esto es lo que Hegel entiende por ‘abstracto’. Justo lo contrario a lo que cualquiera le achacaría. Son los individuos concretos, muy concretos, particulares y aislados, los que son falsos e irreales para Hegel. No hay nada separado que sea real. Tampoco el mismo Hegel, claro. Así que, diremos que tu Hegel no es tal, ni el de Popper tampoco, ni siquiera el mío. Que son irreales y abstractos, pero, eso sí, los habrá más y menos “verdaderos”, más y menos “abstractos”, más y menos “falsos”.

Visto lo visto ¿Te parece bien que vayamos “de camino” a esa “verdad”?

Anuncios




PREC II: Introducción a la Sociología.

24 10 2011

Comentario de texto no corregido de:
Las generaciones perdidas. Tendencias de precarización laboral y exclusión social en los jóvenes en José Félix Tezanos (ed.) Juventud y exclusión social, Madrid, Sistema, 2009, Pág. 43.

EXPOSICION DE ARGUMENTOS DEL AUTOR:

En el párrafo seleccionado, el autor, ofrece una perspectiva sobre la juventud actual basada en el adormecimiento y la comodidad de la vida dependiente de la familia. Una visión donde el joven no se plantea su futuro social más allá del presente. Como si hubiera caído en una apatía conformista y consumista.
Señala el autor que la juventud debería, cuanto menos, abrir los ojos ante la posibilidad de que la actual sociedad fagocite su acomodaticio estado de bienestar mientras ellos creen que por pertenecer por “herencia” a un status social éste se va a mantener ad eternum sin que ellos se molesten en luchar por ello, bien mediante una movilización social y política contra todo aquello que quiere arrastrarlos a la precariedad, bien por un mayor interés en su propia independencia económica que les haga despegar definitivamente del hogar familiar.
Hace también un pequeño apunte sobre la cultura de la apariencia, donde la juventud trata de hacer ostentación de esa falsa capacidad económica a base de adquirir productos que se relacionan con un poder adquisitivo superior al que realmente poseen. Siendo esto posible recurriendo a gangas, falsificaciones o a la anteriormente mencionada capacidad familiar.

EXPOSICION DE ARGUMENTOS PROPIA:

Teniendo en cuenta que este texto fue publicado en 2009 ha podido quedar, en parte, obsoleto por los acontecimientos que desde la primavera de 2011 remueven conciencias en por el Mundo; tales como los movimientos de la “primavera árabe”, los “Indignados del 15-M” o sus sucesivas versiones locales.

En el ámbito social.
Si bien es cierto que la actitud de la gran mayoría de jóvenes españoles se identifica con los preceptos que desgrana el autor, también es cierto que la juventud española se podría considerar de “efecto explosivo”, esto es, que en el día a día no muestra una gran combatividad… pero que si se le enciende la mecha, en forma de claros modelos en los que mirarse, pueden resultar de una virulencia reivindicativa apabullante, pudiendo así diferenciarse de la francesa, famosa por sus continuas muestras de disconformidad.

Tal vez la coincidencia en el tiempo de varios hechos fundamentales como fueron los continuos casos de corrupción política y financiera, las manifestaciones de la plaza Tahir en Egipto, el inicio de la “Primavera Árabe” o la votación pactada en España, en Congreso y Senado, de la nueva Ley que imponía la censura en Internet de foros de opinión y descarga de contenidos (la llamada Ley Sinde) fueran esa chispa que se necesitaba. Tal como resumía el abogado Carlos Sánchez Almeida: “La democracia representativa es eso que hemos visto en el Senado. La democracia directa es una plaza en Egipto.”

Aunque, todo sea dicho, estas reivindicaciones no han llegar a calar en el grueso de la acomodada juventud española que sigue hibernando adormecida al calor de la comodidad del hogar familiar. Identificándose con los modelos que ofrece la televisión (que no ayuda en absoluto), luciendo iconos de supuesto poderío económico (cultura de la imagen que señalaba el autor) y repitiendo las soflamas que oyen en casa sobre lo mal que está la vida, la crisis y la separación de los políticos del pueblo común.

Habría que señalar un punto que va a ser crucial de aquí en adelante y es el proceso de “grupalización virtual” que mediante el auge de las redes sociales se empieza a dar en la juventud. Siendo poco probable que un individuo se rebele contra la sociedad existente… la creación de grupos dónde se sienten apoyados y unidos, el rápido movimiento de mensajes y la conciencia de colmena que ha dado origen a todos los movimientos sociales reivindicativos nombrados anteriormente pueden acabar por destapar su sentimiento reivindicativo.
En el ámbito laboral.
Los jóvenes se encuentran ante una tijera de difícil solución dado el ciclo económico actual.

– Aquellos que decidieron trabajar en la construcción y servicios durante la época de bonanza engrosan ahora las listas del paro, sin posibilidad de emanciparse o teniendo que volver al hogar familiar en los casos en que lo hicieron previamente; optando en un buen porcentaje por volver a los estudios o a aceptar trabajos precarios.
– Aquellos que optaron por el estudio, no consiguen sino trabajos precarios que no les permiten emanciparse salvo que miren mas allá de las fronteras española, corriendo el riesgo de producirse una fuga de cerebros perjudicial para el capital humano de nuestra sociedad.
Ante esta tesitura la emancipación física es complicada, abandonar la protección del hogar se convierte en una quimera económica y esto dificulta la emancipación emocional.
Estamos cansados de oír que la sociedad española corre peligro de perder una generación pero es precisamente esta generación la que tiene que salvar a la sociedad española.





Bonita Es-cultura…

9 02 2011

1 Libro = 1 Euro ~ Save The Children





Sin-Democracia…

2 02 2011

images2.jpg

“La democracia representativa es eso que hemos visto en el Senado.
La democracia directa es una plaza en Egipto.”
 

@BufetAlmeida en twitter

Mucho tiempo ha pasado desde mi último post.
Mi vida ha cambiado sustancialmente, me casé, me cambié de ciudad… y estamos esperando una preciosidad de nena para primavera… cuando tenga uso de razón, yo no escatimaré en medios para ello, ojala nos salga mejor bloguera que su padre…

Y digo “ojala” no porque quiera inculcarle unos gustos, aficiones o tareas…aun antes de haber nacido, sino porque a este ritmo de acontecimientos…mucho antes de que la criatura tenga nociones de escritura o raciocinio, nos va a ser imposible poder expresar libremente nuestras ideas al resto del “Mundo” sin que éstas sean revisadas, escrutadas y eliminadas por la maquinaria política cultural de este planeta.

Hechos tan graves como:

– La aprobación de la Ley Sinde, por la que una comisión política es libre de cerrar webs a voluntad (el previo paso por el maquillaje judicial no engaña a nadie, si el juez sólo está para firmar lo que le pongan delante).
– La censura de páginas LEGALES como rojadirecta por autoridades de otros paises, deslegitimando las decisiones de la justicia española…sin que nuestros políticos digan ni “mu”.
– El empecinamiento de las entidades de gestion y entes como discográficas y editoriales en no comprender que el modelo de negocio está caduco y trasnochado… y que existen muchos otros rentables y divulgativos.
– La separación quasi medieval entre la casta política y el pueblo… del clero hablaremos otro día.

Nos están llevando a una situación límite, dónde tanto la tan manida Libertad de Expresión como la Presunción de Inocencia judicial se ponen en entredicho. Recordando a Tip y Coll en tiempos de la dictadura, cuando al final de su programa siempre recurrían a la frase “…Y la próxima semana hablaremos del Gobierno”, no podremos hablar de otra cosa mas que de lo que nos sea permitido.

En cuanto a la parte política del problema, la solución no es fácil. En un Mundo dónde los políticos no hacen política sino que se dejan llevar por los lobbys y sus intereses, donde votes a quien votes las perspectivas son parecidas por no decir iguales… el fin del bipartidismo español no se contempla como una solución a corto plazo…simplemente porque la opinión política del español medio va desde el pasotismo al “hooligan-ismo” o “fanboy-ismo”, y así es complejo.
Se está comprobando que cuando se tiene verdadera voluntad de arreglar los problemas… y capacidad para dar al pueblo la posibilidad de opinar sobre temas concretos, las cosas suelen ir mejor. El ideal utópico de la democracia total, de una toma de decisiones directa por el pueblo, de la democracia dónde realmente se considere UN HOMBRE, UN VOTO podría dar lugar a grandes avances. No estamos hablando de grandes cuestiones económicas, donde se imponen sacrificios por el bien común (sic) sino de las pequeñas decisiones de diario que son las que realmente dan una verdadera imagen de país.

La solución cultural pasa por la creación de sistemas dónde todos salgan ganando. Si la gente paga 60€ al año por acceder a servidores de pago estilo MEGAUPLOAD o FILESERVE, ¿Por qué no se crea desde la “legalidad cultural” similares contenidos a similar precio?¿Por qué se insiste en prolongar una guerra contra millones de internautas y cientos de programadores cuando la solución está en la retroalimentación de unos y otros.

No caigais en el error de la época de Napster, con las carcajadas de las discográficas cuando se propuso algo parecido. Dad la posibilidad de ver películas, oir musica, leer libros en buena calidad, por una tarifa plana anual asequible…u otros medios de pago aceptables… y no llaméis delincuente a todos aquellos que legalmente no están delinquiendo.

De un modo o de otro sé que mi hija sentirá amor por una cultura asequible, sé que se podrá expresar con libertad y no la condenaran por pensar diferente u opinar lo que no es politicamente correcto…

Sólo espero que los Padres de la Patria de este planeta también lo sepan… y les importe.





Tutorial: Carátulas en el Escritorio para XP (I): Crear Carátulas

26 11 2008

Hace poco tuve sufrí un desafortunado incidente, llamemosle putada, que me obligo a reinstalar todo el sistema de mi PC.

Aprovechando esta coyuntura, ya que hay que ver el lado positivo de todo en esta vida, me propuse mejorar el aspecto visual de mi renacido Sistema Operativo. Buscaba tener a mano todos los recursos multimedia de mis Discos duros sin tener que poner iconos en el escritorio, ni andar instalando programas secundarios que ralentizaran el sistema. Seguro que hay inmensidad de soluciones pero esta fue la mia.

bleach_volume_1_jap-cdcovers_cc-front-copiafolderhellsing_01_impure_souls-cdcovers_cc-front-copia

PROGRAMAS NECESARIOS:

– Adobe Photoshop (yo uso el CS, me sobra).
– Stardock IconDeveloper 1.20 Professional (seguro que hay alternativas libres…)
– Accion de Photoshop: Small_Xbox_Cover_Action by Jezz_X
– Windows XP (no me he parado a probarla en W98. Vista creo que tiene opciones mas sencillas).

PROCEDIMIENTO:

1.- Tras instalar los programas necesarios mencionados anteriormente… Descargar la acción de Photoshop, descomprimirla y ejecutarla con doble click. Para verificar que se ha instalado, abrimos Photohop y desplegamos la ventana ACCIONES. Al final de las acciones por defecto se ha tenido que añadir la accion:

accion

2.- Crear un documento nuevo de texto, en el que escribiremos lo siguiente:

[.ShellClassInfo]
IconFile=folder.ico
IconIndex=0

Lo guardaremos como desktop.ini donde nosotros queramos, si se diera el caso de que el sistema nos dice que ya existe otro archivo con ese nombre… lo guardamos en otra carpeta.

3.- En este Tutorial voy a centrarme en mi carpeta ANIMACION, aunque es aplicable a todas las carpetas de Multimedia.
Entramos en la carpeta que contiene todas nuestras series de Animación, y pulsamos sobre cada carpeta con el boton derecho, PROPIEDADES, pestaña PERSONALIZAR, cambiar ICONO y ACEPTAMOS (da igual el icono que este señalado en ese momento). Esto nos sirve para que el sistema genere los archivos necesarios para que esa carpeta se visualice con un icono distinto al habitual, luego ya lo cambiaremos.

4.- Ahora realmente empieza nuestra labor cretiva. Tenemos que buscar un sitio de internet especializado en carátulas de DVD. Yo suelo usar cdcovers.cc y la busqueda de imagenes de google (añadiendo siempre “+caratula” o “+cover” al nombre de la serie a buscar) en caso de que no encuentre lo que busco en la primera. Alli buscamos la carátula de la serie que queramos, en este caso FULL METAL ALCHEMIST. Necesitaremos la caratula completa, por delante y por detrás.

imagen21

De entre todas las posibilidades, elegimos el FRONT (pulsar sobre FRONT) que mas nos guste y lo guardamos en nuestro disco, una vez se muestre por completo, con GUARDAR IMAGEN COMO…

imagen3

5a.- Ya tenemos la imagen en la que nos vamos a basar. Ahora la abrimos en PHOTOSHOP y nos dirigimos a la pestaña de ACCIONES, donde habiamos dejado a nuestra querida “small_cover_xbox_action”.  Alli desplegamos dicha accion mediante el triangulo que la señala y vemos todas las instrucciones que la componen. La que nos interesa eliminar es la que pone RELLENAR, ya que al ser una accion propia de XBOX esta preconfigurada para pintar de verde la “caja” y nosotros no queremos eso, en principio. Deseleccionamos esa parte de la accion.

imagen6

5b.- Una vez deseleccionada, volvemos a plegar todas las sub-acciones. Señalamos small_cover_xbox_action y pulsamos PLAY. Empezaran a ejecutarse todas las instrucciones de la accion hasta que obtengamos un resultado como este:

imagen8

Importante: Guardaremos la imagen en la carpeta dónde tengamos nuestra serie FULL METAL ALCHEMIST con el nombre folder.png (no la guardeis con .PSD, ni como .JPG, GUARDAR COMO .PNG).

6.- Ahora sólo tendremos que abrir esta imagen que acabamos de crear con el ICONDEVELOPER y en el asistente seleccionar con ADD los tamaños de icono que queramos, recomiendo 128×128, 64×64, 32×32 y 16×16. Aceptamos y guardamos en la misma carpeta con el nombre FOLDER.ICO.

imagen10

7.- Para acabar, copiaremos el archivo DESKTOP.INI que habimos creado previamente, en nuestra carpeta de la Serie, sobreescribiendo el existente.
En sus propiedades, le daremos atributo de oculto, para que no nos moleste y haga bonito.

Si lo hemos hecho todo bien…ahora en vista MOSAICO, ya deberíamos ver nuestra caratula:

imagen111

En la segunda parte del Tutorial veremos como tener organizadas nuestras caratulas en el Escritorio para, de un vistazo, iniciar toda nuestra Multimedia.  Una muestra:

imagen13





Curso de Filosofía Virtual Muy-muy-pero-que-muy-de-verdad muy sencillo…(II)

25 02 2008

                      Señoritas…

                      Con un par de días de retraso -es cierto-, pero al fin consigo reunirme conmigo mismo sin distracciones adicionales y con el ordenador a una distancia prudencial.

                      Tantas coincidencias hacen a uno pensar que, en ocasiones, la casualidades pueden llamarse efectivamente decisiones.

                      Adentrémonos en el proceloso mundo de la Filosofía pero siempre de esa manera amena que nos habíamos propuesto. A ver si lo consigo y ya habría motivo para añadir otra coincidencia, ¿no?

                       Teníamos entre manos un par de afirmaciones que podían llegar a guiarnos en un hipotético primer paso de nuestra travesía. Agárrense los sombreros, mi bello público, porque las brisas a veces lo dejan a uno al descubierto.

                       Un error extendido: ‘La Filosofía es el paso del mito al lógos‘.

                      Con esto ya tenemos para comenzar.

                      Para saber que es la Filosofía un paso tan bueno como cualquier otro es saber lo que no es. Bueno, como el nombre de esta encabezamiento titula, la Filosofía no es el paso del mito al lógos si habéis de creerme cuando lo tacho de ‘error extendido’. O, cuanto menos, yo me he propuesto mostrar que la anterior idea es un error, la otra sentencia (la media verdad: ‘No es hombre aquél que está limpio de Filosofía’ ayudará a demostrarlo). Por lo tanto, lo contrario debe ser cierto y me cargo a las espaldas la responsabilidad de demostrarlo: La Filosofía no es el paso del mito al lógos.

                        El planteamiento es bastante sencillo aunque parezca intrincado. Siempre que hemos intentado a lo largo de nuestras vidas definir algo, se nos han presentado las dificultades propias de toda empresa imposible: cuando no sepáis por donde empezar, ahí, creedme, hay algo grande, gordo y complejo que va a costar trabajo aclarar.

                      Algunas fregazas presumen de esta característica…

                      Según esto, en nuestro caso, lo primero es despejar el terreno. ‘Apárteme usted buen hombre esa sartén que no deja espacio para aclarar los vasos…no me toque usted los cubiertos calzados en la taza que se me caen al fregadero y es vuelta a empezar…’ “¡Vayamos por partes!” (dijo Jack el Destripador <- éste chiste es más viejo que el dormir, pero precisamente por eso todo un clásico).

                     Así, despejemos la mesa: ‘La Filosofía es [el paso del mito al lógos]’

                                                                                        es [una transición desde el mito]’

                                                                                        es [una transición hasta el lógos]’

                     No es ninguna tontería hacer esta serie de análisis. La idea es básica y sirve para hacerse una composición de lugar sobre lo que se da por hecho en el lenguaje cotidiáno. El ‘instrumento’ que emplea la Filosofía para seguirle la pista a las ideas es la patita que el corderito del cuento enseñaba por debajo de la puerta al lobo: nosotros somos el lobo (mucho más divertido que ser un cordero, que son suaves, sí, pero tienen una fijación morbosa con casi todas las festividades del año) y vemos la patita del corderito, por debajo de la puerta, la palabrita nos ha de conducir a lo que hay detrás de la puerta, las ideas y los conceptos. ¡Vaya corderitos!

                     Me repito con un ejemplo y volveré a mi peculiar análisis de la frase. Todo esto, juro y perjuro que es necesario porque una vez se ‘abre’ una frase se puede hacer lo mismo con todas y de eso vive en parte la filosofía.

                     Ejemplo: ‘¡Caballero, me ha pisado usted el juanete del dedo gordo y, no contento con eso me expele en el rostro el humo infecto de su habano! Permítame decirle que es usted un hijo de puta!’

                     Huelga decir que ‘hijo de puta’ es una expresión, una molécula de palabras, que no da lugar a sentidos indirectos. Vamos que…es una palabra ‘rural’ ,como Heidi, sencillota y que no nos da problemas (aunque haya que decirlo más, ya se sabe, para que vea Mundo y se vuelva cosmopolita : la comparación con Heidi sigue sorprendiéndonos en su riqueza). No nos da problemas es lo mismo que decir que, si te la dicen, no tienes dudas acerca de si se te aprecia mucho. 

                      Teniendo esto en cuenta, nos encontramos con uno de esos señores que pueden llamarte ‘hijo de puta’ educadamente.

                      Reflexión: hay que verle la patita a la palabra, y, obviamente, esto da con el pensamiento más sencillo posible.

                      Pues bien, los primeros elementos rústicos del lenguaje, los que no nos dan problemas, los que están claros y serían a la conversación lo que la suma, resta, multiplicación y división a los números, son las preposiciones (por algo se llaman ‘partes invariables’ de la oración) y, sin embargo, son los ‘protas’ de todo lo que con el lenguaje (cualquier idioma) se hace.

                      Enganchemos con el ejemplo: ‘el paso de A a B’

                                                                          La Filosofía es resultado de una transformación

                                                                                                                     de un movimiento.

                                                                                                                     pasar de A a B.

                      Ya nos preocuparemos en el siguiente capítulo de qué significa A (mito) y B(lógos). Baste por el momento que, grosso modo, mythos en griego se traduce por ‘relato’, y tiene el sentido que todos conocemos: esas historias fantásticas de dioses incestuosos que a todos enternecen (el incesto es muy tierno, ¿no se dice que hay que querer mucho a los hermanos? <- creo que esto no lo he llegado a entender bien del todo. ‘¡Juanjo, ven un momento que me aclare!); lógos significa ‘razón’ o ‘razonamiento’ o ‘argumento’, esto, para andar por casa…

                       En ese caso, lo que nos interesa aquí y ahora (hic et nunc) es reflejar que tanto se nos daría quitar el verbo ‘pasar’ como símbolo del movimiento, porque si digo: ‘De A a B’ de sobras se entiende que hay un movimiento. Fíjate que casualidad, querida mía: ‘De’ y ‘a’ son dos preposiciones bien lozanas. ¡Qué bonitas son!

                       Ya me estoy extasiando, pero por favor, tengo fuerzas para otro y el cigarrillo de después: las preposiciones son como las marcas viales, las brújulas y las ruedas de los vehículos, indican direcciones y mueven a lo que las lleva.

                       Ejemplo:  Me arrojé contra él’

                                        ‘Me arrojé en contra de su argumento’

                                        Diferencias: En la primera no se indica dirección (reacción) de respuesta necesaria. Yo puedo ir contra él (choque elástico/inelástico, veremos cuál dependiendo de cómo hayan pasado las Navidades los polvorones de la casa) y él estar inadvertido. En inglés, es más pictórico en otras situaciones: ‘I bump into him’ Literalmente: uno se empotra dentro de lo que sea…(en este nuestro caso, dentro de él. Me estoy poniendo canino, leche)

                                         En el segundo caso ¡hay resistencia! Algo se mantiene de pie y ofrece un tope: En contra ‘de’ su argumento. El ‘de’ lo hace todo, una preposición. Su argumento se pone chulesco con nosotros, está ahí plantado, y nosotros nos podemos enfrentar con él…

                                   ¿Pérdidos? Seguro. Pero hago un resumen rápido y concluyo con lo primero que podemos decir que no es la Filosofía y que arroja algo de luz a aquella segunda frase que era la verdad a medias.

                                   a) La Filosofía no es el paso del mito al lógos (tesis general, más débil)

                                   b) La parte principal de la definición es que la Filósofía no es el mito, no es el lógos, sería esa transformación. Un proceso. 

                                   c)Por lo tanto si queremos tachar de mentirosa a la definición hay que darle dónde más le duele: La Filosofía no es el paso del mito al lógos porque no es ningún paso, no es fruto de ninguna transformación, no hay ningún cambio y aparece la Filosofía como por arte de birlibirloque (tesis específica, más fuerte, lema)

                                    Conclusión: La Filosofía por todo ello, no surge por sorpresa, sin avisar, por casualidad, como si de un descubrimiento se tratase.

                                   Un día no se levantó Tales y dijo: ‘Hróña, hoy tengo cerrado el Partenón y hay que pagar diez minas de plata para entrar en el Ágora, ¿qué óbolos hago yo? ¡Ya sé! Voy a filosofar (Uy, Tales, que despistado eres, antes vas a tener que inventarlo y todo): ¡Venga, voy a inventar la Filosofía y luego, a filosofar

                                   Es algo, podemos concluir de lo dicho, que ha estado presente por lo menos antes del mito, antes del lógos.

                                    Ahora…Juas, a demostrarlo, valiente…

                                    Me voy a permitir empezar en la próxima sesión.

                                    De momento adelanto una idea: ‘No es hombre aquél que está limpio de Filosofía’ es una verdad a medias que se acabará aclarando, pero, según parece, como la Filosofía no depende de ninguna aparición extraña sobre la faz de la Tierra como la invención de la sopa de ajo, podríamos decir que, en tanto no se demuestre que los animales filosofan, decir Hombre y decir Filosofía es nombrar dos conceptos que han pasado todos los cumpleaños juntos.

                                      La Filosofía es esencial al Hombre.

                                      Próximo episodio: ¿qué clase de esencialidad? ¿es algo que hace él/ella? ¿un atributo como el que tiene pies o manos o una ‘nariz luminosa’?

                                      Misterio misterioso.

                                     Salve!

                                    





Curso de Filosofía Virtual Muy-muy-pero-que-muy-de-verdad muy sencillo…(Febrero)

22 02 2008

                     Señoritas…

                     ¡Un mes hace ya que no escribo! (la lectora avisada sabrá contar uno y uno y se dará más bien cuenta de que la cosa sobrepasa en tres-cuatro- días al mes de que hablo) Me disculparé diciendo que además de estas mis obligaciones autoimpuestas docentes he tenido un terror de otras obligaciones que me han atado a la mesa del trabajo y han acabado haciendo de mí incluso un contable.

                      Si esto es lo que me espera estoy deseando tener una bella e idiota secretaría para delegar este tipo de trabajos. <- Soy consciente de que este comentario es sumamente sexista, pero pienso en el trabajo en cuestión, luego pienso en las cualidades que precisaría la persona que lo desempeñara, y, en tercer lugar aunque no por ello menos importante, pienso en la dosis de idiotez que debería poseer cualquiera para -pensando humanitariamente- no se suicidara a la larga y lo sobrellevara con alegria. Hay tipos de trabajo mecánico que sólo los robots y los habitantes de Babia pueden hacer: idiotas en el sentido básico de la palabra, vamos…

                      Lo de que sea ‘bella’ es porque, al igual que del sabio estoico se dice que, al “poseer una virtud las posee todas”, y no he conocido a ninguno (se le notaría, digo yo), pues no conozco a nadie que no posea al menos una cualidad de admirar, y, ya que necesito un/una idiota para hacer determinadas partes de mi trabajo y que me gustan las mujeres, pues que por lo menos sea agradable estéticamente a la vista. Preguntaré si puedo ponerlo con cargo al proyecto…

                      Prometo que en caso de ser gay habría empleado a un bello idiota. El que me crea se ha ganado un amigo para toda la vida

                       Al grano…’Afterbite’: que ya estoy de vuelta y que me he metido muchos kilómetros y ando con mono de escritura. Mañana avanzo el tema que desmenuzaba con calma que entre viaje y viaje me ha dado mucho tiempo para pensar en los ejemplos adecuados y pulir un poco las superficies más oscuras.

                       Die Ricardos Jahrlehre: Estoy teniendo que aprender que es más que suficiente para saber lo que es suficiente.

                        No os dejo sin nada: (ya me explicarás Alfredo como funciona lo de colocar links de Youtube que estoy perezoso y no quiero mirarlo): Metallica – Whiskey in the Jar (¡qué gratos recuerdos me trae!)

                        

                         Salve!